¡Antes de comprar unas botas!

ELEGIR BIEN LA BOTA AYUDA A PREVENIR LESIONES

Información facilitada por la Mutualidad de futbolistas.

Al fútbol se juega con la cabeza…. Y los pies. Si para cualquier deportista los pies son
una parte importantísima, en el caso de fúbol lo es todavía más ya que además de los
gestos normales del desplazamiento (aceleraciones, frenadas, cambios de dirección,
etc.), se da la circunstancia de que gracias a los pies el jugador conduce y dispara el
balón precisando de una gran coordinación.
Respecto al hecho de jugar en césped natural o artificial no hay una relación directa con
las lesiones, aunque habitualmente se han vinculado más al césped artificial (sin tener
evidencia científica de ello). Lo que genera habitualmente las lesiones a este respecto
es la mala adecuación entre la superficie de juego y la bota que estamos usando. Si
jugamos en un césped artificial con una bota diseñada para jugar en césped natural, las
posibilidades de sufrir una lesión de ligamento cruzado o de menisco aumentan
significativamente ya que se puede dar el caso de que la bota se clave en el césped y
al realizar el giro no se libere del terreno quedando la bota en una dirección y la rodilla
en otra.
Cada tipo de bota está pensada para una superficie distinta de césped, no siendo válida
la bota pensada para jugar en césped natural para jugar en césped artificial.
Si hablamos de césped artificial y de cara a poder ayudar en la elección de la bota a los
padres es importante tener el criterio de que cuando peor calidad sea el césped, mayor
número de tacos y más bajos necesitaremos para evitar lesiones.
Si hablamos de un césped tipo “moqueta”, de los que no tienes sustrato por debajo, se
debe de jugar con una bota de fúbol con suela tipo “turf”. Se trata de una suela que ni
siquiera presenta tacos como tal, sino que lo que tiene es una especie de rugosidades
o surcos transversales. Este tipo de suela se agarra menos al suelo, pero previene el
mecanismo de lesión por torsión que comentábamos antes.

Si estamos jugando en una superficie de césped artificial de calidad media, lo ideal es
usar una suela multitaco (muchos tacos pequeños) y si jugamos en un césped artificial
de última generación podemos jugar con botas con menor numero de tacos y mayor
tamaño, pero siempre que sean botas para uso de césped artificial (es decir que siempre
tendrán un numero de tacos mayor que las que se aconsejan para césped natural), ante
la duda MUCHOS TACOS PEQUEÑOS.

Nuestro consejo es que cuando el jugador encuentra una disposición de tacos y modelo
de bota en la que se siente cómodo, intente realizar los menos cambios posibles. El
problema fundamental es que a veces prima más la estética que la salud por lo que
hemos de intentar no basar la compra de la bota en la moda o en que la use uno u otro
jugador profesional sino en la que realmente nos va bien.
Uno de los puntos mas importantes al comprar unas botas es el:
ANALISIS DE LAS ESTABILIDAD DE LA SUELA.
Hay una maniobra muy sencilla que consiste en sujetar la bota con las dos manos, como
aparece en la fotografía y realizar una fuerza de comprensión hasta que flexe la bota.
Si al bota es correcta deberá de doblarse por la zona meta tarsal (justo por donde nacen
los dedos del pie). Si la bota se dobla por la mitad de la suela no la consideramos una
bota adecuada y genera un alto riesgo de fractura de quinto metatarsiano por estrés.

Esperemos que esto escrito sirva de ayuda a sus jugadores a la hora de comprar unas
botas y así evitar el riesgo de lesiones

Etiquetas: , ,